¿Cuándo podremos ir de camping tras la COVID-19?

Coronavirus y el camping

Lo que empezó siendo una infección vírica en China, pronto empezó a apreciarse en otros países cercanos y no tardó demasiado en alcanzar Europa, y agudizarse: primero fue Italia, luego fue España, también Francia, Reino Unido… ya hace estragos en América, y se ha convertido, en poco tiempo, en una gran pandemia, que no sabemos cómo terminará.

Independientemente de cómo se esté gestionando en unos y otros lugares, sí es cierto que los hay más afectados y menos. Tristemente, España es uno de los países con más contagios y más fallecidos, lo que indica que aún no lo tenemos controlado. Además, se vaticina que las duras restricciones serán más largas, más dolorosas y con peores consecuencias.

Entre tanto, la gran mayoría nos confinamos, respetamos las indicaciones que nos han dado, lo que nos hace partícipes de llegar antes a una solución. Algunos, mientras, luchan por salir de la enfermedad, otros lloran a sus fallecidos, a muchos nos preocupa lo que está ocurriendo y cómo y cuál será el futuro que nos espera. Casi todos soñamos con volver a disfrutar de algún viaje o escapada con nuestras caravanas, y son muchos los que nos preguntan cuándo podrá ocurrir esto. En los primeros días, surgían preguntas de si se podría en Semana Santa, después que si en mayo, otros que si en junio… Lo único cierto es que, salvo excepciones que tienen alojados de larga duración y no admiten nuevos, los campings están cerrados por decreto. Muchos trabajan en su mantenimiento para que todo esté listo para su incierta apertura, otros han reducido al mínimo su personal para poder afrontar económicamente el parón, otros inventan fórmulas para atraer a nuevo público cuando se pueda… también nos han llegado noticias de algunos campings que han ofrecido vacaciones gratis para médicos, enfermeras y otro personal hospitalario… en fin, todos trabajan por el objetivo de volver a abrir cuanto antes.

Ante la gran pregunta: las fechas, sentimos no poder ni siquiera dar una estimación. Es sumamente incierto lo que pasará. Las primeras informaciones al respecto fueron las declaraciones de la ministra de Trabajo, del 17 de abril, donde indicaba que las previsiones del Gobierno eran que, a pesar de que la actividad turística suponga más de un 12 % del PIB (Producto Interior Bruto) y de la actividad laboral en España, no comience la apertura de establecimientos turísticos hasta que sea extraordinariamente segura, por lo que indicaron que posiblemente no ocurriría antes de final de año. De inmediato, la Mesa del Turismo hizo declaraciones indicando que esto sería una temeridad, que, por ahora, no pueden ponerse fechas y tendrán que condicionarse al control sanitario de la epidemia, y que están trabajando en una planificación del retorno a la normalidad. Posteriormente, el 21 de abril, para el número de primavera de la revista SoyCaravanista, hicimos una interesante entrevista a Ana Beriain sobre la crisis de la COVID-19. La presidenta de la Federación Española de Campings, que, además, es vicepresidenta de la Mesa Nacional de Turismo, analizó cómo está afectando la pandemia a los campings, detalló las medidas que están adoptando, explicó por qué cree que los campings deben ser uno de los primeros establecimientos en abrir y lanzó un mensaje esperanzador: «Vamos a hacer todo lo posible para abrir nuestros campings y poder dar una buena oferta turística».

El 23 de abril, tras una reunión extraordinaria de la Comisión Sectorial de Turismo, presidida por Isabel Oliver, secretaria de Estado de Turismo, se decidió crear un protocolo sanitario anti Covid-19, que llevará a cabo el ICTE (Instituto para la Calidad Turística Española), en coordinación con todos los sectores implicados, y donde se establecerá un protocolo con las actuaciones necesarias para la reapertura con seguridad. Este protocolo estará listo en tres semanas, momento en el que se trasladará al Ministerio de Sanidad para su validación y su posterior puesta en marcha, una vez se considere que la situación sanitaria es segura para la reapertura de los establecimientos.

En otra entrevista realizada el 26 de abril en Onda Cero, Ana Beriain indicó, que tras la reunión con la secretaria de Estado de Turismo, si no hay contratiempos con «la famosa curva», podrían reabrirse los campings antes del verano.

El 28 de abril, el Presidente del Gobierno informa sobre un plan de «desescalada» en el que se pueden comenzar a abrir alojamientos turísticos (entre los que se incluyen los campings), para la Fase I, que podría comenzar el 11 de mayo, según zonas geográficas.

Aunque no hay ningún tipo de pronunciamiento oficial, el caso del camping podría llegar a obtener un tratamiento «especial», dadas las características particulares que tiene, al ser una fórmula turística al aire libre y donde cada hospedado lleva su propio habitáculo donde estar alojado. Por ejemplo, en Francia, país que aunque tiene una incidencia menor, pero está siendo afectado de manera importante, hay colectivos del sector del camping que están pidiendo a su Gobierno que se permita la apertura a partir del 1 de junio. Sus alegaciones se basan en ser una actividad al aire libre donde se ya aplican (y son fáciles de implementar nuevas) medidas de sanitarias, además de ser un sector con un periodo de actividad muy corto, que no haría viable su continuidad si se prolonga más su cierre. Además de esto, hay que tener en cuenta que en Francia hay unos 25 millones de campistas, factor que podría ser causa de fuerza para tomar una decisión así.

En Alemania, donde, actualmente, los campings solo pueden alojar huéspedes que tengan que pasar la noche por razones profesionales, han previsto comenzar el 4 de mayo con la apertura progresiva de centros educativos, comercios pequeños, librerías, peluquerías…, y las grandes concentraciones se prohíben hasta el 31 de agosto. Aunque se ha pedido que se prescindan de los viajes turísticos, entre tanto, un grupo de expertos está trabajando en la pronta apertura de los campings y de establecimientos para autocaravanas, que se hará progresivamente, iniciándose solo para los que sean autosuficientes (con baño y cocina), limitando las distancias entre vehículos… El acceso será automatizado, permanecerán cerradas las instalaciones sanitarias y comunitarias (salones, entretenimiento, piscinas…), pero se considera, que cumpliendo estas premisas, el camping en espacios abiertos es un medio de vacaciones seguro, sin necesidad, ni riesgo de contacto con otras personas.

Tras la aprobación de las fases, hemos seguido su evolución en el artículo ¿En qué fase de la desescalada de la COVID-19 podemos viajar de camping?

2 comentarios

  • Hola, soy campista desde hace más de 40 años primero con tienda de campaña y luego con caravana, pero utilizando los servicios públicos de los campings, y me pregunto si es posible la apertura de los campings en los que tanto los campistas de las tiendas de campaña, como las caravanas que utilizamos los servicios públicos será viable, de hecho esto ocurre en los campings que las parcelas no tienen agua corriente propia.

    • Hola Ángela, veterana como nosotros. Los servicios deben estar cerrados durante la Fase I, a partir de la Fase II ya pueden abrirlos, por lo que desde ese momento se podrán utilizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.