Enchufa tu coche a la caravana

Enchufa tu coche a la caravana

Como bien sabrás, las conexiones eléctricas entre el coche y la caravana se realizan por un cable que se conecta mediante un conector conocido como “piña”, que puede tener 7 o 13 contactos. Los remolques básicos, tipo carritos de transporte y muchas de las caravanas antiguas usan el de 7 pines, y las nuevas caravanas, el de 13, por regla general.

Si en algún momento te planteas poner en tu vehículo tractor un conector de 7 o 13, de antemano te recomendamos la opción de 13, ya que tiene más opciones que el de 7, y en caso de necesitar enganchar con un conector de 7, hay adaptadores. En caso contrario, si tienes en el coche una piña de 7, y necesitas enganchar una toma con 13 pines, aunque hay adaptadores, algunos de los usos quedarán sin poder utilizase.

Aunque para ser caravanista no es necesario saber de electricidad, ni conocer cada rincón, cable y pieza de tu caravana, siempre está bien estar al tanto de algunas cosas básicas que pueden venirte muy bien en el momento más inesperado. El cable o manguera, habitualmente negro, que une caravana y coche guarda en su interior 13 (o 7, según el tipo) cables con sus correspondientes códigos de color que se conectan con los distintos pilotos, luces interiores y suministros de la caravana. Por ejemplo, el pin o cable 1 lleva la corriente para el intermitente izquierdo, el 4 es para el intermitente derecho, y el 3, la masa para ambas. De esta manera, cada vez que pulsemos el intermitente derecho, transmite a través del pin 4, y su correspondiente cable, la corriente hasta el piloto intermitente de la caravana, y así con el resto de conexiones que conectan ambos vehículos. Pero además de este ejemplo de los intermitentes, que lógicamente existe un cable para el derecho y otro para el izquierdo, ya que se encienden independientemente el uno del otro, en el caso de las luces de posición existen dos cables, uno para las luces de la parte derecha de la caravana (pin 5), y otro para la parte izquierda (pin 7), aunque todas ellas se enciendan al tiempo. Siendo así, volviendo al caso que contábamos al principio, si un día te falla un lado de las luces de posición de tu caravana, no pienses que se han fundido todas al tiempo… lo más probable es que haya fallado la conexión correspondiente, y lo primero que te sugerimos es que mires el cable, y si está muy cercano al suelo, compruebes que no se ha pelado por roce durante el trayecto. ¿Está pelado la protección exterior y se ven los cables interiores, algunos pelados? ¿Está pelada uno marrón… funcionan las luces derechas? ¿Está pelado uno negro… funcionan las luces izquierdas? Ahí está el problema.

Las caravana, y los remolques en general, llevan una manguera con las conexiones algo más larga de lo normalmente necesario, ya que la posición y distancia del conector y la bola no siempre es la misma, y tampoco puede ir tenso, ya que en alguna maniobra podría llegar a tensarse en exceso y arrancar el cableado, bien desde la instalación del coche, desde la caravana, o en el propio conector, averías que son bastante más complejas que el pelado de los cables.

Entre las tareas del proceso de enganche, una de ellas es colocar el cable de la manera más apropiada para que no quede tenso, no obstruya el giro de la bola, ni ninguno de los elementos del enganche, pero evitando que pueda rozar con el suelo en algún momento. Un cable a 2 o 3 centímetros del suelo, con toda probabilidad rozará  en baches, cambios de rasante… y, tras simplemente 50 kilómetros, habrá tenido suficientes oportunidades de roce como para pelar la cobertura exterior y alguno de los cables interiores.

 

¿Qué hacer si se pelan los cables de conexión de la caravana?

¿Alguna vez, al entrar en un túnel o circulando de noche, has observado que no funciona alguna luz de posición de tu caravana? ¿Has pensado que has tenido mala suerte, ya que, antes de salir has comprobado todas las luces y estaban bien, y se ha tenido que fundir justo cuando las necesitabas? Este pensamiento pasa en algún momento de numerosos caravanistas, más después de muchas rutas y kilómetros. Quizás, en alguna ocasión, has perdido todas las luces de posición de un lateral: no funcionan ni los pilotos delanteros, ni la tira lateral, ni la luz de posición trasera, e incluso ¡solo funciona una de las luces de la matrícula!… Si en alguno de tus viajes te pasa algo así, ¡tranquilo! sabemos lo que ocurre con casi toda seguridad, y tenemos la solución… te aseguramos que es de lo menos malo que te puede pasar, aunque sea una faena.

Los que ya llevamos muchos kilómetros de caravana, y lamentablemente en algún momento no nos ha quedado bien colocado el cable, sí, hemos sufrido esta “avería”, y es más, siempre vamos pendientes de que se vean las luces de posición encendidas. Siendo aficionados a los temas eléctricos y electrónicos, en los viajes con caravana siempre viajamos con el maletín de herramientas eléctricas con nuestro multímetro, pinzas de comprobación de tensión, cables varios, cinta aislante, destornilladores varios, pelacables… útiles para mil cosas, pero que habitualmente no utilizamos, pero en un caso así todo viene bien. Aunque no hace falta esto, sí te recomendamos que puedas llevar una pieza clave: una clema, con al menos 13 conexiones, un destornillador fino (para apretar los tornillos de la clema), unas pinzas de cortar cables y cinta aislante. Si tienes la “desgracia” de que se pele el cable, para en un lugar adecuado, revisa el cable, protege con cinta aislante si en algún cable se ven los hilos de cobre, y si alguno se ha cortado, empálmalos con una clema, comprueba que todos funcionan, y ¡sigue viaje!

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.