Así son los campings tras la COVID-19

Durante casi dos meses, han tenido que permanecer cerrados los campings en España debido al Estado de Alarma que obligó a su clausura a mediados de marzo. Tras la entrada progresiva en la fase I, de manera escalonada, comenzaron a abrir los primeros el 11 de mayo, otros esperaron a la fase II, y otros no abren sus puertas hasta el mes de julio. Desde primeros de mayo, hemos ido informando de las fechas de apertura en nuestro documento Camping abiertos tras la COVID. Aunque algunos no han llegado a cerrar totalmente, al tener clientes alojados en el momento de decretarse el Estado de Alarma, todos han tenido que adaptarse a las normas y protocolos que se han establecido para minimizar el contagio.

De por sí, el camping tiene ciertas ventajas que lo hacen más beneficioso que otros tipos de alojamientos: están al aire libre, en entornos abiertos, que hacen más complejo el contagio; y los espacios de alojamiento los lleva cada cliente (caravana, autocaravana, camper, tienda…), por lo que no tienen que vivir en espacios en los que han estado anteriormente otras personas. En el caso de bungalows, son desinfectados tras dejarlos cada cliente y tienen accesos individuales, sin espacios comunes, por lo que también los hacen más seguros.

Pero si ya conoces las ventajas que hasta ahora tenía el camping, ¿qué vas a encontrar nuevo en un camping que te dé más confianza para estar seguro ante la COVID-19? Nosotros ya hemos visitado algunos campings y te contamos lo que se está haciendo:

  • Se están priorizando las reservas on line, tras la cual te enviarán la documentación para la entrada al camping, de manera que al llegar, solo con tu nombre o la matrícula de tu vehículo, vas a poder acceder sin pasar por recepción. Se prioriza el contacto con recepción por teléfono, aunque se esté dentro del recinto del camping, y, si aún así tienes que acceder, suele haber pantallas de protección y otros EPI para proteger al personal y al cliente.
  • Si has reservado en algún bungalow o alojamientos fijos del camping que requieran entrega de llaves, se entregan en bolsas, previa desinfección, para garantizar que no hay riesgo de posible contagio.
  • El personal del camping cuenta con un control permanente y medidas de seguridad que les proteja a ellos y a los clientes, tomando la temperatura al comenzar los turnos, llevando los EPI necesarios en cada caso y usando gel desinfectante siempre que lo requiera.
  • En las primeras fases, los servicios de restaurante, bar y supermercado están limitados, por lo que pueden estar cerrados o prestar el servicio de comida para llevar.
  • Se aumenta la frecuencia de limpieza y desinfección de las zonas comunes. En el caso de los sanitarios, debe hacerse al menos seis veces al día. También verás cómo se inutilizan lavabos, urinarios y otros elementos que estén muy próximos para garantizar su uso guardando las correspondientes distancias.
  • Las actividades y animación se adaptan para ser para grupos mas reducidos que permitan mantener las distancias, y el uso de los parques infantiles puede limitarse y requiere una limpieza continua.
  • Las piscinas pueden cambiar los horarios; cerrar a mediodía para hacer limpiezas y desinfecciones; retirar tumbonas, si las había; limitar el aforo haciendo turnos por parcelas…
  • En algunos campings, dejan 48-72 horas sin ocupar parcelas o bungalows para garantizar una mayor eliminación de los restos que queden del anterior cliente. También se dejan sin ocupar parcelas que estén muy próximas entre sí.
  • Encontrarás nueva señalización sobre las medidas tomadas y las que debes seguir para respetar especialmente la higiene y la distancia social.


 

¿Cómo se vive en un camping tras la COVID-19?

La experiencia de vivir, de nuevo, varios días en un camping es que se lleva una vida mucho más agradable que la de estar encerrado en una vivienda de la ciudad con limitaciones de horarios de salida y acumulación de gente. En el camping, hemos podido ver cómo cada uno está en sus parcelas, sale a pasear por las calles del camping sin agobios de gente, eso sí, habitualmente con sus mascarillas, cosa que lo hace un poco extraño. La distancia social es fácil de llevar, aunque siempre se ve algún grupo al que le cuesta mantenerla, y se habla tranquilamente con conocidos sin necesidad de acercarse.

A los niños les hemos visto bastante disciplinados, jugando con sus mascarillas y sin acercarse demasiado, aunque hay que tener en cuenta que es inevitable cierto contacto. Los adolescentes suelen ser los más rebeldes y, posiblemente, los que menos respetan las normas, pero lógicamente depende de cada caso.

Sí hemos podido observar una mayor limpieza de los espacios comunes tanto por parte del establecimiento como por el cuidado de los usuarios. Y respecto a los bares y restaurantes, de momento, solo hemos podido ver cómo se organiza todo en torno a las terrazas donde se ha ocupado más espacio, otorgando mayores distancias entre mesas, e incluso cómo en una misma mesa se separan dos o tres familias, compartiendo un mismo espacio, pero separados unos de otros.

 

Tras este primer contacto de retorno al camping, creemos que, como parecía sobre el papel, sigue siendo una de las mejores opciones para disfrutar del verano con menores riesgos que en otros tipos de establecimientos. Los campings más pequeños tienen la ventaja de ser más amplios y aparentemente seguros, pero los grandes campings también están tomando las medidas para evitar saturaciones, y cuentan con medios para ofrecer garantías.

En cuanto a los que temen por el contacto de unos niños con otros, uno de los grandes atractivos del camping, como son las actividades ofrecidas por los propios establecimientos se han rediseñado para que se respete el distanciamiento, y en cuanto al contacto con otras parcelas, dependen de cada caso, pero no conllevan más riesgo que en cualquier parque infantil. Según las últimas opiniones recogidas de expertos, parece que el coronavirus se ha debilitado y su contagio en espacios al aire libre es bastante reducido, por lo que, manteniendo una higiene continuada y cierta distancia, no debería ser peligroso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.