Consejos antes de salir con la caravana

Las caravanas, habitualmente, pasan tiempo paradas, bien a cubierto o a la intemperie sujetos a las inclemencias del tiempo, agua, nieve, viento, sol, calor, frio… por ello, tras un tiempo paradas, y especialmente al iniciar viaje es recomendable es conveniente comprobar algunos puntos y realizar mantenimientos como los que os mostramos. Además, esta acción preventiva puede evitar retrasos en el viaje por imprevistos, y realizar reparaciones antes de que sea tarde,

Neumáticos
Seguramente los neumáticos sean el punto más importante de la caravana. Son el contacto con la carretera y los elementos que soportan todo el peso de la caravana. Periódicamente comprueba el dibujo de las gomas, y si cuentan con alguna deformidad o grietas. A diferencia con los turismos, los neumáticos de las caravanas deben ser sustituidos por tiempo y no por falta de dibujo. No es recomendable usarlas con más de cinco años desde su fabricación (el la propia rueda se puede ver la fecha), una rueda con mas de cinco años que visualmente se ve bien, tras rodar unos pocos cientos de kilómetros o maniobrar sobre suelos de grava, pueden aparecer grietas por descomposición, y a continuación un reventón es muy probable. A la hora de sustituirlos no escatimes, pon los adecuados, y de carga, para una caravana, salvo que sea muy ligera, no valen las ruedas de coche, requiere ruedas específicas para carga, habituales en furgones, que soportan el peso necesario de una caravana. Piensa que el peso de un coche se reparte entre cuatro ruedas, para en una caravana sólo en dos.

Ruedas de seis años con poco uso

Ruedas de seis años con poco uso

Frenos
Los frenos también son un elemento muy importante, un problema en su comportamiento, puede hacer que el frenado no sea correcto tanto por bloqueo como falta de frenado. Aunque esto es algo que se revisa en las ITV, es conveniente comprobarlo periódicamente. En cuanto al freno de mano, también debe comprobarse y activarse para ver que hace su función correctamente. El no desbloqueo en marcha supondría un frenado permanente, requiriendo un mayor esfuerzo para el remolcado, y un desgaste y calentamiento que en pocos kilómetros podría dejar sin efectividad. En caso de estar a la intemperie, se recomienda cubrir la lanza (con su freno de mano, piña eléctrica…) con una funda específica o algún plástico adecuado.

Cubrir lanza en intemperie

Cubrir lanza en intemperie

Enganche y estabilizador
Un correcto enganchado es fundamental antes de salir de viaje. Hay que asegurar que el mecanismo funciona correctamente, NUNCA hay que engrasar la bola, y si se cuenta con estabilizador (que es muy recomendable) que este se activa al engancharlo y opone resistencia al giro, ya que es su función.

Batería
Si cuentas con un mover, que se alimenta con una batería, es importante comprobar su carga y rendimiento de la batería antes de su uso. Si la caravana es pesada o tienes que situarla en algún lugar con pendiente, el encontrarse que no funciona correctamente puede implicar una problema importante en las maniobras de engancha y desenganchado. Para su mantenimiento es aconsejable tras el último uso, dejarla bien cargada y desembornarla para que no se descargue. Pocos días antes de su nuevo uso, debería embornarse y ponerla a cargar para que esté optimamente cargada a la hora de iniciar viaje.

Instalación de gas
La instalación de gas debe comprobarse que funciona correctamente, con su llama azul, en todos los electrodomésticos (cocina, frigorífico y calefacción), especialmente los que se preveen usar durante el viaje. Además hay que revisar que la goma de conexión de la bombona y la canalización no esté caducada, y que no se aprecian fugas.

Instalación eléctrica
Es importante comprobar que funcionan tanto luces como aparatos eléctricos en la caravana tanto conectados a 220V, como a 12V. En especial deben comprobarse todas las luces de indicación (intermitencias, freno, marcha atrás…) tanto al preparar el viaje, como cada vez que se conecta y desconecta del coche. Es fácil que, tras una parada prolongada, alguna luz no funcione y detectarlo al iniciar viaje nos retrasará minutos u horas hasta repararlo. Lo más habitual suele ser que alguna lámpara se haya fundido o acumulado humedad en los pilotos o incluso la piña que conecta al coche.

Mantener el techo de la caravana
Especialmente si se tiene en la intemperie, es importante comprobar el estado del techo días antes de partir. Para ello es recomendable limpiarlo de suciedad, y hojas, para eliminar elementos corrosivos y también poder detectar si ha aparecido algún desperfecto que pueda crear filtraciones. Si durante la época en que no se viaja, no se le da uso, es recomendable cubrirla con lonas o fundas protectoras.

Mantener techo limpio

Mantener techo limpio

Comprobar puertas, ventanas y claraboyas
La falta de uso puede hacer que las gomas que sellan puertas, ventanas y claraboyas se peguen e incluso deterioren e impidan su apertura o la entrada de agua. Para ello deben comprobarse todas ellas, limpiarlas de suciedad y asegurarse que todas cierran correctamente y no pueden abrirse circulando. Al iniciar la ruta, hay que asegurarse que están bien cerradas, que las cortinas están subidas (para evitar que los traqueteos las hagan saltar y romperse), y las claraboyas, en caso de llevarlas abiertas, siempre minímamente y con la apertura en el sentido contrario a la marcha, si no, es probable que al llegar a destino, la claraboya haya salido volando por el camino. Comprueba también que están cerrados, y no se abren con facilidad, cajones, puertas de armarios, puerta del baño… y las mesas están bajadas y bien encajadas para evitar que se muevan.

Además para el momento de enganchar, te mostramos este vídeo de Caravan Magazine que hemos adaptado, donde te mostramos los 10 pasos que debes hacer para enganchar tu caravana. ¡Tenlos siempre en cuenta!

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *