5 ventajas, o desventajas, de una caravana frente a una autocaravana

5 ventajas, o desventajas, de una caravana frente a una autocaravana

La práctica del camping es cada días más habitual, y, especialmente, con la pandemia ha crecido de manera importante, al considerarse como una actividad turística segura, ya que no requiere el contacto con otras personas, se desarrolla al aire libre y los espacios para comer y dormir son los propios de cada campista. Con este crecimiento, con el boom del alquiler de autocaravanas y la masiva camperización, son muchos los que se han iniciado directamente a viajar con la casa a cuestas, sin previamente haber vivido la experiencia del camping, y con muchas dudas de «novato». El camino o evolución de muchos ha pasado por la tienda, la caravana, la camper, la autocaravana… no necesariamente en este orden, y algunos que directamente se han embarcado en la compra de un vehículo han descubierto después que no era lo más idóneo para lo que buscaban.
Aunque caravanas, autocaravanas y camper son similares, su uso puede diferir, facilitar o dificultar tu hábito de viajar. Como nosotros somos más aficionados a la caravana, pero los usuarios de camper y autocaravanas están creciendo mucho más rápido, os hacemos una reflexión sobre las ventajas de las caravanas, o no, respecto a sus hermanas las autocaravanas y campers.

No siempre quiero viajar con mi casa

Aunque suene a contradicción, cuando viajas a un lugar para recorrerlo con detalle, lo que menos te puede apetecer es tener que ir siempre con tu casa a cuestas. Si viajas con caravana, lo normal es que vayas con ella hasta un punto concreto, habitualmente un camping, donde dejas tu caravana y acampas: pones tu toldo, sacas tu mesa, tus sillas, te acomodas… y desde allí recorres la zona solamente con tu coche, pudiendo acceder fácilmente a cualquier lugar y sin la dificultad de ir con un vehículo de grandes dimensiones que no puede acceder ni aparcar en cualquier lugar.

Con una caravana, puedes fijar una estancia, que es posible ir cambiando cada pocos días o quedarte una larga temporada, y moverte fácilmente con tu coche para recorrer la zona, mientras que con una autocaravana, o camper, a cada lugar que quieras desplazarte tienes que moverte con todo el vehículo, salvo que lleves un pequeño coche adicional, motos, bicicletas… Sin embargo, si lo que quieres es cambiar de lugar cada día, con una camper o autocaravana evitas tener que estas enganchando, desenganchando…

Economía

Uno de los principales argumentos a favor de una caravana es el precio: puedes encontrar caravanas nuevas para una familia por 15.000 euros o menos, mientras que las autocaravanas y camper fácilmente pueden triplicar este precio. Salvo que tengas un coche muy pequeño, y teniendo en cuenta las posibilidades de cada vehículo, seguramente sea suficiente para remolcar tu caravana, por lo que no tienes que hacer una doble inversión. Mientras que un coche se suele cambiar cada 8-10 años, una caravana a los 10 años está prácticamente nueva, salvo que la maltrates. Con los actuales cambios en los motores de los vehículos, podrías mantener una caravana durante 20 años y entre tanto usar tres coches distintos adaptados a las posibilidades de cada momento. En el caso de las autocaravanas, que también pueden durar los mismo años, la evolución de motores seguramente te dificulte su uso. Y el hecho de que la autocaravana sea un vehículo casa-motor hace que también se deprecien y pierda valor con el tiempo, mientras que las caravanas conservan mejor su valor a la hora de venderlas.

Amplitud y familias numerosas

La mayoría de las autocaravanas vienen preparadas para dormir y viajar cuatro personas, muchas de las camper son para dos, así que si eres familia numerosa (más de cuatro miembros) necesitarás una autocaravana de gran tamaño para conseguir dormir y, sobre todo, poder viajar en su interior cinco o seis personas. Con una caravana, el límite de viajeros lo pone tu vehículo tractor, 5 plazas habitualmente y 7 cada vez en más modelos, y prácticamente cualquier caravana de tres ambientes son para seis personas y las hay de más tamaño.

Más amplias y acogedoras

La sensación en el espacio vital es sin duda un punto de interés, al ser espacios muy pequeños. Normalmente, las caravanas suelen ser más espaciosas, ya que no están condicionadas por la posición y el espacio que se pierde con la cabina y el motor. En la mayoría de los casos, la mesa se adapta junto a la cabina aprovechando el espacio de los asientos, que se giran, pero hace perder espacio. Además, las caravanas cuentan con más posibilidades de distribuciones que las adaptan a cada tipo de familia, consiguiendo una sensación más hogareña.

Largas estancias y segunda vivienda

Si lo que te gusta del camping es la vida al aire libre, y en tus vacaciones y escapadas quieres estar tranquilo, descansando en un lugar, sin moverte demasiado, tener una autocaravana puede ser un desembolso demasiado grande para tenerla parada. Sin embargo, una caravana la puedes dejar en un camping durante los meses de verano, vacaciones o incluso durante gran parte del año y utilizarla como segunda vivienda los fines de semana. Muchos campings tienen ofertas para uso de fin de semana, un mes, dos, tres, o más, y usarla solo los fines de semana. También, las caravanas permiten colocarle un avance, dando un espacio extra tanto para el verano como el invierno.

 

En definitiva, cada tipo de vehículo tiene ventajas e inconvenientes, y cada uno ve las suyas según sus necesidades y hábitos. Seguro que si prefieres una caravana le encuentras más ventajas, y si lo que te gusta es una autocaravanas algunas de estas ventajas te parecen más inconvenientes. El caravaning tienen multitud de usos y para todos los gustos. ¿Cuál es el tuyo?

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.